Noticias:

img

Una nueva mirada sobre media docena de beneficios de la carne vacuna

A medida que avanzan los estudios sobre sus propiedades, la evidencia científica destaca cada vez más los beneficios del consumo equilibrado de carne vacuna en la dieta diaria.

  • 4774 vistas
A continuación enumeramos sucintamente seis propiedades benéficas de la carne vacuna, consumida dentro de una dieta equilibrada y diversificada:

1. PROTEÍNAS: La carne es una muy importante fuente de proteínas esenciales. Las proteínas son fuente de aminoácidos esenciales, una clave para la resistencia corporal ante las enfermedades infecciosas, para la digestión de las sustancias nutritivas, para la acción glandular endocrina y como los componentes de los anticuerpos, de las enzimas digestivas y de las hormonas. Las proteínas además ayudan a fortalecer el cuerpo y a aumentar la masa corporal.

2. ZINC: La carne vacuna contiene zinc, un mineral que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico contra las enfermedades y a cicatrizar las heridas. El alto contenido en zinc de la carne de vaca facilita a nuestro organismo la asimilación y el almacenamiento de la insulina. El zinc que contiene contribuye a la madurez sexual y al proceso de crecimiento, además de ser beneficioso para el sistema inmunológico y la cicatrización de heridas, ayudando además a metabolizar las proteínas. Por su alto contenido de zinc, también ayuda a combatir el cansancio e interviene en el transporte de la vitamina A a la retina. El zinc es cofactor de enzimas que participan en la síntesis de ADN. Su deficiencia a cualquier edad causa una lentitud en el proceso de sanado de heridas. Además su absorción es más fácil al provenir de fuentes alimenticias de origen animal que de origen vegetal.

3. FÓSFORO: El fósforo ayuda a mantener fuertes huesos, dientes y uñas. Por otro lado, el fósforo tiene un importante rol en el metabolismo de los carbohidratos, proteínas y grasas. Ayuda al balance ácido-base en sangre y otros tejidos del cuerpo, además de estimular el desarrollo intelectual. Trabaja junto con el calcio y la vitamina D en la formación de huesos y dientes. Las vísceras son fuente importante de este mineral.

4. HIERRO: El hierro, con mucha presencia en la carne vacuna, ayuda a transportar el oxígeno presente en la sangre a todas las células del cuerpo y a los músculos para prevenir el cansancio excesivo. La carne contiene hierro hemínico, el cual es muy eficientemente utilizado por nuestro organismo, permitiendo de ese modo cubrir con mayor facilidad las necesidades de hierro del ser humano. El hierro es indispensable para el buen funcionamiento del cerebro y para lograr un buen rendimiento físico, fundamental para la hemoglobina y para prevenir anemias.

5. VITAMINAS COMPLEJO B: La carne vacuna contiene las vitaminas del grupo de complejo B, que ayudan a extraer energía de la comida y mantener activo a nuestro organismo durante periodos más prolongados de tiempo.
La B1 o tiamina, junto a otras vitaminas del complejo B, es promotora y reguladora de muchas reacciones químicas necesarias para el crecimiento y salud del cuerpo. Es clave en la regulación de las reacciones del metabolismo necesarias para producir energía, particularmente de los carbohidratos. Su deficiencia puede causar fatiga, pérdida del apetito, depresión e irritabilidad.
La B2 o riboflavina se encuentra en cantidades útiles, especialmente en órganos internos como los riñones. Esta vitamina es esencial para la liberación de energía de los carbohidratos, proteínas y grasas. Ayuda al mantener una buena visión y la piel saludable. Se cree que una cantidad adecuada de esta vitamina en la dieta promueve la absorción y utilización del hierro.
La B3 o niacina también está presente en la carne vacuna, y colabora en los sistemas enzimáticos intracelulares para la producción de energía, ayuda a metabolizar los hidratos de carbono, proteínas y grasas.
La vitamina B6 convierte el triptófano a niacina (B3).
La vitamina B12 también está presente en alto grado en la carne vacuna. Esta vitamina solo se encuentra en alimentos de origen animal y participa en la síntesis de ADN, necesaria, al igual que el hierro, contra las anemias y fundamental en el proceso de renovación de los tejidos.

6. (ÁCIDO LINOLEICO CONJUGADO (CLA): El CLA permite reducir el contenido de la masa grasa y aumentar de manera relativa el porcentaje de la masa magra. Es decir, reduce la grasa corporal bloqueando el transporte de las grasas desde el torrente sanguíneo hasta las células adiposas y aumenta la masa muscular estimulando el transporte de grasa para ser quemada en la célula muscular durante el ejercicio físico. Además de beneficiar a las personas que padecen obesidad, el CLA mejora la función inmune y previene envejecimiento prematuro, reduce la inflamación y los niveles de colesterol, triglicéridos y glucemia, actúa contra la hipertensión, tiene acción anticancerígena y, además, posee acción antioxidante. Actualmente, también se está investigando su acción sobre la osteoporosis.

Otros Artículos

  • Receta del Mes

    img
    #CocináEnCasa: mollejas a la sartén con limón: Un atardecer caluroso de verano puede culminar con esta picada de molleja al limón acompañada de una cerveza bien fría servida en cazuelitas. Es una receta súper práctica, fácil de preparar, con todo el sabor de la molleja dorada. ¡Animate a descubrirla!.
    Ver nota
  • Ultimos Tweets